+34 626 707 356 info@patriciarosmar.com

Diferencias entre  ‘Darte Permiso’ y un ‘Atracón’tortitas homemade

No sé si habrás escuchado el término “Cheat-Meal” o «Comida Trampa« en el argot fitness.

Por si acaso no lo has hecho, te lo explico muy brevemente y de forma sencilla: básicamente consiste en que, dentro de un contexto de vida saludable, de tu alimentación sana y equilibrada, te permitas ocasionalmente una «comida trampa», es decir, menos sana y equilibrada.

En general este concepto considero que en sí mismo es saludable, ya que cuidarte y llevar una vida sana en general, también consiste en vivir en el mundo en que vivimos de forma realista y adaptada.

En un contexto de vida saludable donde entrenas regularmente y el 80% de lo que comes día a día está basado en productos frescos, naturales de verdad y variados (huevos, carnes, pescados, verduras, frutas, lácteos enteros, grasas saturadas, tubérculos…) que ocasionalmente comas algo procesado, industrial, mal cocinado, con grasas insaturadas… no va a dañar al conjunto general de tu salud ni perjudicará a tus objetivos deportivos, por ejemplo.

No obstante, he podido observar que hay una línea muy estrecha y quizá difusa entre estos conceptos: «Darte Permiso», porque te apetece por ejemplo hoy un helado, y «Darte un Atracón» en toda regla.

¿Por qué considero que es importante que los diferencies?

Básicamente porque los atracones entrarían dentro de la posibilidad de establecer una «Mala Relación entre la Comida y Tú». Algo que si no haces consciente, a la larga puede convertirse en un círculo vicioso donde te cueste ver la salida y romper ese circuito cerrado.

Aquí te doy unas claves para que puedas detectarlo a tiempo:

«Te Das Permiso»   Cuando…

  • Los alimentos prohibidos NO Existen para ti. Tú eliges libremente llevar una vida saludable porque es bueno para ti. Al igual que eliges cuando quieres comer algo que sea menos saludable porque te apetece y punto
  • Te apetece comer algo que sabes que no es muy saludable y te lo permites sin más remordimientos ni machaques mentales ni físicos
  • Te sientes tranquila cuando comes algo que se sale de tus hábitos saludables generales
  • No das mayor importancia al hecho de haber comido ese alimento y continuas tu día a día con normalidad
  • Eres capaz de sentirte saciada y parar de comer una vez que acabas o incluso antes
  • La comida no se convierte en una forma de cubrir ciertos vacíos o estados emocionales que te cuesta manejar o enfrentar
  • Disfrutas con calma, saboreas la comida y el momento con naturalidad ya sea sola o en compañía

«Te Das Atracón»  Cuando…

  • Tienes alimentos «Prohibidos», que no sueles permitirte y que al mismo tiempo te producen mucha tentación. En el fondo no haces una elección libre, sino más bien es un castigo y una restricción.
  • Puedes llegar a planificar tu día e incluso tu semana en torno a esa comida. Y en cierto modo, puede convertirse en una obsesión
  • Generalmente, la comes con ansia, de manera bastante impulsiva y como si no tuvieses control sobre la necesidad de comer determinados alimentos que suelen ser «prohibidos» para ti
  • La cantidad de comida puede ser bastante superior a lo que habitualmente comes
  • Generalmente, sueles sentir ansiedad, estrés, inquietud o cierto vacío emocional y parece que la comida te lo cubre momentáneamente o te lo aplaca
  • Generalmente, no sueles tener sensación de estar saciada o te quedas con ganas de más, aunque realmente no sientas hambre
  • Posteriormente, sueles sentir muchos remordimientos y te arrepientes de haberlo hecho
  • Planificas tu entrenamiento anterior o posterior para «quemar» aquello que comiste o vas a comer, y te machacas físicamente

Espero que estas guías te ayuden a poner claridad y a ser honesta contigo misma. Quizá, algo de lo que has leído te ha revuelto un poquito por dentro. Bien, ¡eso es una buena señal! Sí, como oyes. Este es el primer paso para mirar con honestidad y, quizás, con un pelín de miedito inicial a tu interior (tranquila luego no es para tanto). Ahora el siguiente paso, pregúntate ¿qué voy a hacer con esto que he sentido? ¿Más de lo mismo, o solucionarlo de verdad?

Si te surge cualquier duda, pregunta, sugerencia o quieres saber más, (pincha:) te invito a contactarme. Estaré encantada de ayudarte y orientarte en aquello que esté en mis manos.

¡Espero que disfrutes de tu día sanamente!