+34 626 707 356 info@patriciarosmar.com

A lo largo de estos años me he dado cuenta de que muchas veces, aunque deseemos conseguir determinadas metas en nuestras vidas, a veces nos perdemos por el camino.

En el anterior post te hablaba de los Personajes de Tu Vida, este es un paso fundamental en la ecuación hacia el éxito. Si no lo leíste ve a él primero.

Te voy a hablar de un ingrediente fundamental para la vida, que podrás aplicar en cualquier ámbito y que te va a cercar a eso que te has propuesto.

Descubrirlo y ponerlo en marcha te aseguro que marca la diferencia entre: “Intentarlo y Hacerlo”.

Cuando escuché estas frases: «No lo intentes, ¡Hazlo!», «Si lo vas a intentar ni te molestes, ¡Hazlo!»

En un principio te confieso que me rechinó y, todos mis juicios de valores vinieron al rescate: “pero cómo que ‘no lo intentes’, pero que exigencia más grande, pero que manera de frustrar a alguien, pero que afán de perfeccionismo machacante … bla bla bla bla…”

Ahora puedo interpretarla desde otro lugar y entender su lado positivo y potenciador:

EL COM-PRO-MI-SO 

Sencillo, claro y potente.

Esta es la pieza clave, el ingrediente secreto para alcanzar el éxito en tu vida.

¿Por qué?

Me di cuenta de que muchas veces cuando intentamos algo lo hacemos desde un “no va a funcionar” y “puedo abandonar en cualquier momento”.

Por tanto, ¿qué hacemos al final?… Eso es: ¡Abandonar! Y nos quedamos con el consuelo de “por lo menos lo intenté”. Y sí, esto tiene una parte de valor claro que sí. Mejor hacer que quedarte de brazos cruzados. No me refiero a esto.

A lo que verdaderamente me refiero es al hecho de que hagas consciente desde donde vas a hacer eso que deseas conseguir:

  • desde el «por si funciona» (intentarlo con la predisposición al fracaso)
  • o desde el para que funcione (hacer).

Aquí está la clave y la diferencia del significado de hacer e intentar. Y el vehículo para llegar a ello es sin duda el COMPROMISO.

Hubo un tiempo en el que creía que para conseguir lo que quieres es imprescindible la motivación y punto.

La motivación es otro de los ingredientes de esta receta, así como la pasión. Pero no pueden ser los únicos.

La motivación funciona como un motor propulsor, pero en ocasiones se agota, se dispersa, decae… empiezas con un chute de energía algo nuevo e interesante: tu entrenamiento, ir al gym, un trabajo, un curso, una relación… y, al cabo de tiempo esa sensación disminuye, decae o simplemente se esfuma.

El efecto «novedad» se acaba. Es el momento de emplear la que de verdad es potente: EL COMPROMISO.

Porque tus sueños, tus pasiones, tu vida, requieren de Compromiso este es el motor inagotable, el piloto automático que dirige el avión cuando el piloto descansa o cuando las cosas no salen según lo previsto. Ahí es donde éste da la cara y pone en el terreno de juego a “Nuestra Samurai Interior”.

Tus sueños y objetivos son una cuestión de Compromiso, no sólo de estar motivada.

Aquí te dejo un pequeño ejercicio, un juego simbólico que te va a ayudar a generar ese compromiso. Asegúrate cuando lo hagas de que lo estás haciendo con plena consciencia y compromiso verdadero, si no, no lo hagas porque te adelanto que NO te va a funcionar y te vas a frustrar más. Esto es solo para valientes y verdaderas Guerreras Samurais. ¡Adelante!

Coge papel y boli, y si tienes colores mejor que mejor. Te invito a que seas creativa, que uses papel de colores o cartulina. Y escribe sobre lo siguiente:

Ahora, te aconsejo que te lo coloques en un lugar bien visible, que veas frecuentemente. Y, llegada la fecha acordada en tu «contrato», revises cada una de las acciones a las que te comprometiste y estudies con detenimiento qué ha ocurrido, así como dónde te encuentras respecto de tu meta final.

Puedes usarlo tantas veces como lo desees.

Si alcanzaste la meta que te proponías ¡genial! Quizá a hora desees marcarte una nueva.

Si aun no has llegado, puedes marcarte nuevos sub-objetivos o nuevas acciones intermedias que te lleven a alcanzar a corto, medio y lago plazo tu meta final.

¡Espero que te sea útil!

¡Cuéntame cómo te fue! Estaré encantada de leer tus resultados, dudas y nuevas ideas.

Un abrazo grande, espero que disfrutes de tu día.