PAUTAS PARA FOMENTAR TU CONSTANCIA Y CONSEGUIR LO QUE DESEAS

Cuántas veces me encuentro con esta dificultad en los procesos de cambio de las personas: “Me cuesta mucho la constancia, ser constante en lo que quiero”.

Ya sea a la hora de comenzar con un plan de entrenamiento deportivo, con unas nuevas pautas de alimentación, con nuevos hábitos que mejoran tu autoestima, con rutinas de trabajo que te acercan a tu meta profesional, etc.

 

En general, cuando “tenemos que” iniciar un nuevo hábito que es necesario para un fin mayor que deseamos, este problema suele salir a flote a lo largo del camino.

¿Por qué ocurre esto?

Desde mi perspectiva, según lo que he aprendido pueden darse varios motivos:

  1. Tu Objetivo No Está Claro. Revisa este punto porque es el punto de partida. Dicho de otra forma, como decía un profesor mío, tu Objetivo “No Te Pone Lo Suficiente”. Te dejo este post para que revises cómo definir adecuadamente tu objetivo.
  2. Puede que en realidad, ese objetivo que te has marcado, en realidad no sea de verdad tu Objetivo. Que No sea lo que deseas realmente. Si no que es una forma de cubrir otras cosas “más básicas”: sentirte importante, especial, segura, amada, tener distracción en tu vida y no aburrirte… Es decir, en realidad es un medio y no el fin.
  3. Aun No Lo Has Hecho un Hábito. Usa la “regla de los 21 días”.Dicen que se necesitan unos 21 días para que el cerebro cree nuevos hábitos. Es una cuestión de repetir, repetir, repetir…y repetir.

 

Como tantas otras cosas, considero que la constancia es un músculo que se entrena y se entrena hasta que se desarrolla.

Aquí te propongo una serie de soluciones para entrenar tu Constancia desde hoy mismo:

  1. Define con Claridad tu Objetivo. Busca el verdadero “Por Qué” de eso que tanto deseas. Sé honesta contigo misma.
  2. Empieza de Menos a Más. Ponte pautas, ejercicios, tareas, etc. que sean cómodos y sencillos desde el inicio. Con los que realmente te sientas identificada  y vayas a cumplir seguro. Progresivamente, según aumente tu adeherencia, ve aumentando la dificultad, el nivel, el volumen de tareas, los alimentos nuevos a introducir, etc. (según sea tu objetivo concreto).
  3. Busca Compañía y Apoyo. Ya lo dice la frase: “Sola se va más rápido pero en compañía se llega más lejos”. Yo cada vez creo más en el “Poder de la Tribu”. Busca tuTribu, tu grupo de referencia con los que compartas valores e inquietudes. Cuando vienen los momentos de flaqueza, apoyarte en los tuyos es más sencillo. Sobre todo al principio, hasta que lo hagas tuyo de verdad.
  4. Piensa en Todos Los Beneficios que obtendrás cuando lo consigas. En lo Placentero y Fantástico que eso que deseas. Imagínate allí, que ya lo has conseguido, que ya es tuyo, y experimenta esa gran sensación de éxito y felicidad. Y recurre a ello siempre que lo necesites.
  5. Celebra Cada Pequeño Avance y Logro. Esto es fundamental para tu cerebro, así asociará un gran placer a continuar y perseverar. Ya sea con un gesto, con una frase, mírate al espejo y dite algo como: “¡Bien hecho!”, “¡Así se hace!”, “¡Bravo!” Lo que más te guste.
  6. Recuerda que las Recaídas forman parte del camino, Benévola contigo misma. Levántate cuando caigas y continua. Es la única manera. No hay fórmulas mágicas.
  7. Educa a tu Cerebro y Enfócalo cada día Hacia lo que Deseas. Cuelga una imagen y la frase de lo que deseas en un lugar bien visible. Esto hará que tu cerebro tenga muy clara la meta y la grabe en tu inconsciente.
  8. Usa las Estrategias que usas en otras áreas de tu vida en la que sí te consideres constante. Fíjate con detalle en cómo sueles hacerlo porqué ahí tienes tus propias clavesrecursos naturales.
  9. Pide Ayuda siempre que lo necesites. Nos olvidamos de que somos seres sociales y el camino siempre es más sencillo en compañía. Deja de fustigarte queriendo hacerlo todo tú sola. Esto te sobrecarga y te frena. Y, si es necesario, pide ayuda profesional para tener una buena guía y acompañamiento. Esto es clave.

Ahora tan solo toca dar un primer paso, y entrenar tu constancia día a día.

Cuéntame dónde te cuesta más aplicar la constancia. Estaré encantada de ayudarte en lo que pueda.

¡A practicar! ¡Feliz día!