¡Uy! Llegan las Navidades… 

 ¿Se te ha planteado el dilema de la comilonas navideñas alguna vez en estas fechas?

Parecen incompatibles: “Disfrutar” con “Salud y Cuidado”.

Pero, ¡¿por qué?! ¿Es esta idea cierta realmente?

Estamos en plenas semanas donde probablemente las cenas de celebración se te estén acumulando. Parece que acabamos el año y las ganas de ver a toda la gente que conocemos aumentan.

 

Hoy quiero compartirte Ocho Claves para que puedas compatibilizar ambas partes con total tranquilidad, porque la Vida es eso “¡Disfrutar del Camino!”


1.¡¡Disfruta!! Si has decidido ir a esa cena o reunión, lo mejor es que la saborees. Asume la responsabilidad de tu decisión y… trata de disfrutar de la compañía, del poder encontrarte con esas personas de una forma diferente. Te reto a que te rías y busques la parte agradable de ese momento.

2. Vive el Momento Presente. Las preocupaciones surgen cuando anticipamos escenarios futuros inquietantes y negativos. Esta práctica es una técnica mindfulness y puedes aplicarla siempre que la necesites. El único tiempo real que existe es el Momento Presente, así que vívelo con plenitud. Deja las anticipaciones para más tarde.

3.  Siempre puedes elegir. La Vida es una continua Toma de Decisiones. Las decisiones que tomas son las que marcan la diferencia entre dónde te encuentras y dónde quieres estar. Así que, a Mejores Decisiones, Mejores Resultados. Siempre puedes elegir las opciones más saludables del menú (verduras, proteínas, grasas saludables, platos cocinados a la plancha, al vapor, al horno, etc.)

 

 

4. Si es una cena tipo cocktel, te aconsejo que te cojas un plato pequeño o mediano y que te sirvas las raciones que vas a comer. Come tranquila, disfruta de una buena conversación y saborea cada bocado.

5. Si acabas lo que te has servido y sientes hambre, espera unos minutos primero y, si sigues teniendo hambre, vuelve a servirte unas cuantas raciones concretas. Ponerte un numero concreto de veces a repetir puede ser una buen truco. Ponerte límites con cariño es una forma muy sana de cuidarte y protegerte.

6. ¡Escucha a Tu Cuerpo! En muchas ocasiones hemos perdido este contacto con nuestra sabiduría interna. Tu cuerpo sabe de sobra cuándo está saciado y te envía señales muy claras. Si ya estás llena, para. Recuerda que mañana podrás seguir comiendo, no se acaba el mundo ni entrarás en una etapa de escasez absoluta.

7. Organiza tu alimentación con Sabiduría esos días y sigue tu plan. Si prevés que ciertas comidas o cenas serán más abundantes, distribuye con sabiduría el resto de tus comidas. Añadir más verduras a tus platos es una opción muy saludable.

8. Sigue con tus Rutinas Habituales de Salud y Cuidado. Haz tu día con normalidad. Si haces deporte, no lo pospongas. Ve a gym o lo que tú elijas, como sueles hacer. De verdad, no se acaba el mundo y hay tiempo para todo.

 

Recuerda, Tu Salud es una cuestión de Actitud, nada más.

Forma parte de Tu Vida y es un hábito que requiere continuidad, independientemente de la época del año en la que te encuentres.




"Tu Cuerpo, es el Vehículo para Vivir la Vida que deseas. Si no lo Cuidas, ¿dónde pretendes Vivir?"

Recuerda lo que te mueve de verdad a mantenerte sana. Tu vida la cuidas y la diriges tú y solo tú. Y sí, estás fechas también son una época fantástica para iniciar y mantener tu cuidado personal.

Con cariño te deseo unas muy  ¡felices fiestas!

Haz un gran día.

 

Patricia.