¡¡EMPIEZA LA CUENTA ATRÁS!!.. 5, 4, 3, 2, 1

¡Qué poco falta para cerrar el año!

¿Te has parado a pensar en la cantidad de ‘cargas’ que llevas acumuladas en este año?

Es el momento de pararte a revisar cómo ha sido el año que cierras.

Es tiempo de revisar todo lo que llevas acumulado hasta este momento a nivel emocional y por tanto, en forma de reflejo físico ya sea a través de dolores corporales, acúmulo de peso,

En estas semanas, en diferentes conversaciones estoy escuchando mucho la palabra “Liberación” y, como no creo en las simples casualidades, me he parado a reflexionar.

 

 

¿Cómo vas a empezar un año nuevo llena de energía, vitalidad, motivación, proyectos…si sigues acumulando lo que “te pesa” de este año?

La evidencia científica acerca de la relación mente-cuerpo es clara .

El acúmulo de las experiencias no integradas, de las emociones no expresadas de forma sana ni adecuada, se reflejan en el cuerpo día a día.

Tu “cerebro reptiliano”, el más primitivo, siente un estrés continuo. Se siente amenazado, por lo que inconscientemente siente que ha de estar protegiéndote de un peligro externo que quizá ni siquiera es real. Unas de estas formas de protección puede ser en forma de grasa acumulada y/o retención de líquidos.

Solución: aquí te propongo un par de ejercicios muy efectivo para empezar a soltar pesos que ya no deseas ni te sirven para avanzar, para que de verdad puedas empezar el Nuevo Año con Energía y Motivación.

Te aconsejo que tomes papel y boli para que interiorices mucho mejor cada paso.

¡¿Preparada?!

Pongamos un poco de Magia al asunto. Revisa este año que acabas y hazte las 3 Preguntas Mágicas y Poderosas.

Aplícalas a las áreas que tu escojas (salud, relaciones, economía, ocio-tiempo libre, etc):

  • ¿Qué ha funcionado?
  • ¿Qué no ha funcionado?
  • ¿Qué se podría mejorar?

Tómate tu tiempo, este ejercicio es muy revelador.

Agradece todo aquello que has vivido y experimentado en este año. Recuerda cada pequeño detall

e, ya sea positivo o negativo, agradable o desagradable. Cada aprendizaje. El mero hecho de vivir un año más, en sí mismo un milagro y motivo de agradecimiento.

 

 

Soltar y Dar Espacio a lo Nuevo.

En base a estas respuestas, escoge aquellas cosas, acontecimientos, hábitos, … que no te funcionaron.

Te aconsejo que pongas realidad, y escojas entre 1 y 3 máximo. Los que tu desees y sientas que de verdad estás preparada para dejar ir.

Es hora de despedirte de una vez por todas.




Sin dejar espacio no puedes dar lugar a nuevas experiencias, nuevas vivencias, nuevos hábitos...

Si quieres puedes hacer un pequeño ritual cerrando los ojos e imaginando que metes en 3 globos cada una de esas cosas de las que deseas desprenderte.

 

Imagina que los tienes cogidos en tu mano por el cordel. Míralos con atención y agradece a cada uno de ellos lo que hicieron por ti hasta ahora. Recuerda que detrás siempre, en origen, hay una intención positiva por la que llegaron a tu vida.

Tómate el tiempo que necesites y hazlo con sentimiento verdadero.

Ahora, cuando estés preparada, déjalos ir. Suéltalos. Y simplemente observa cómo se van alejando en el cielo. Observa como cada vez se hacen más y más pequeños… hasta que desaparezcan por completo.

Ahora, es momento de darte el permiso de sentir Libertad y Serenidad.

 

Ya estás lista para empezar a liberarte y dejar más espacio a lo nuevo. Sin acumular más peso ni cargas.

 

Te deseo un feliz fin de año y, sobre todo, ¡¡feliz año nuevo repleto de bienestar, salud y éxitos!!

Y recuerda, compártelo en tus redes para ayudar a más personas 😉

Y si necesitas más información, contáctame, estaré encantada de escucharte.

Patricia 😉